<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12971481\x26blogName\x3dGodoma+y+Somorra\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://godomaysomorra.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CL\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://godomaysomorra.blogspot.com/\x26vt\x3d2780234890123452056', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

abril 10, 2005

Nota en la servilleta de un restorán pakistaní

Una mosca llace boca arriba sobre la mesa, pataleando, impotente, convalesciente de quién sabe qué achaque. Otra mosca la observa, dando vueltas a su alrededor. Intermitentemente se acerca, aparentemente para ayudar a su par. O eso me parece a mí y en realidad está tratando de tomar ventaja de su precaria situación para violarla u otra cosa que sólo una mosca podría entender. Sorpresivamente llega el garzón y posa el plato de dahl (lentejas) sobre la escena, dando un abrupto fin al episodio -más abrupto para las moscas que para mí.

Comienzo a comer y enfoco mi atención hacia el televisor. El canal BBC News da un reporte, desde Washington, en el que se explican las nefastas consecuencias que se presagian para el inminente lanzamiento en sociedad del virus informático Red Code. Imágenes de archivo, en las que se puede ver a operadores de computadora tomándose la cabeza, desesperados, complementan el despacho. Yo observo al resto de los comensales, hombres humildes de Hunza, vestidos en sus Shalwar Qamiz, que tal vez nunca en sus vidas han visto un computador, y que probablemente tampoco entienden inglés, completamente abstraídos por la noticia. De pronto impera el sentido común y uno de ellos cambia de canal. Me entero, así, de que incluso en Pakistan gustan de las teleseries mexicanas.


[]
« Inicio | Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »